Si quieres de verdad ser grande, construye siempre.

Un monje apunto de ser asesinado solicito a su verdugo una última voluntad: “Ves la rama de aquel árbol” le dijo “Córtala con tu machete”, el asesino obedeció y la rama cargada de flores cayó al suelo, el monje le pidió entonces “Ahora pégala para que vuelva a vivir y dé frutos”, el criminal se quedo confundido sin poder cumplir con la ultima voluntad del monje, entonces este se incorporo lo señalo con el dedo índice y le hablo muy fuerte viéndolo a la cara, “Piensas que poderoso porque destruyes y matas pero eso cualquier necio puede hacerlo, escúchame bien, si quieres de verdad ser grande construye, construye siempre!”.

No juzgues, visualízate en el lugar del otro.

Un automovilista conducía con exceso de velocidad, agredía a los demás tocando la bocina, encendiendo las luces, vociferando. En una estrecha avenida tuvo que maniobrar bruscamente para pasar orillando a un auto compacto que estuvo a punto de accidentarse. El conductor del auto compacto era agresivo y venia armado se re incorporo al camino alcanzo al otro le cerro el paso y se bajo furioso.

Seguir leyendo

Liu Wei el pianista sin brazos

Un joven está causado conmoción en Internet por su participación en “China’s Got Talent”. Liu Wei, de origen chino y de 23 años, interpreta piezas musicales sólo con sus pies. A sus diez años sufrió un accidente y le amputaron sus dos brazos.

Seguir leyendo

Epitafio para su hija minusválida, una oda a la vida.

Una señora escribió un epitafio para su hija con problemas cerebrales y la mando a imprimir para repartirlo en el funeral de la niña, es una oda a la vida, un llamado a la gente insensible para que deje de actuar como robot y comprenda que lo más valioso de la vida se encuentra a nuestro alcance. La niña era minusválida y su madre escribió lo que la niña seguramente pensaba y sentía, lo que sienten los niños minusválidos.

Seguir leyendo

Dios no cuida bicicletas.

¿Estas comprometido con tus metas? Cuentan de un hombre que olvido su bicicleta en el mercado. Al día siguiente, desanimado, seguro de que alguien se la había llevado, regreso a buscarla, en su rostro se dibujo una gran sonrisa al encontrarla exactamente en el mismo lugar en el que la había dejado.

Seguir leyendo