Monito: El rey de los techos

Un día como hoy y sin entender muy bien porque, mi monito (Tiago, el gato) serró sus ojitos para siempre. Es inevitable sentir dolor a pesar de que se que los seres que tocan nuestras almas no nos pertenecen, por más aferrado que quiera estar ellos y lo mucho que pueda querer, son libres de irse cuando quieran, es injusto pretender retenerlos. Desde el día que la perra cerró sus ojitos vi que la extrañabas, ahora ya estas con ella otra vez, ahora disfruten una vez más.

Seguir leyendo

El día que te cerraron los ojitos

No recuerdo el día en el que naciste, pero nunca voy a olvidar el día que te cerraron los ojitos para siempre. Fuiste maravillosa, tenías alegría, entusiasmo, inteligencia, eras más que una mascota. Jamás te importaba si estaba bien o mal siempre estabas ahí con la misma energía saludando me. Dueña de la casa y de los techos, recuerdo tu alegría cuando llegaba a casa, recuerdo que cuidabas de mi sin importar si llovían piedras, siempre estabas cuidando y velando por la seguridad.
Fuiste genial, fuiste la mejor, déjame que te llore tanto como mi corazón necesite.
Gracias Betiana por todo lo que nos diste y perdóname si en algún momento te he fallado, te he querido todo lo que soy capas de querer y te voy a extrañar a horrores.

Seguir leyendo